baja presión de agua en casa

¡Gotas que apenas caen! ¿Qué hacer si tienes baja presión de agua en casa?

¡Socorro! El agua sale a cuentagotas en la ducha y el grifo del lavabo parece un susurro. No te preocupes, esta situación tan común en muchos hogares tiene solución. En este blog te guiaremos paso a paso para que puedas recuperar la presión del agua en casa y disfrutar de un buen chorro refrescante.

Primero lo primero: identificar la causa

Antes de tomar cualquier medida, es crucial determinar el origen del problema. La baja presión de agua en casa puede deberse a diversos factores:

  • Fugas: Revisa tuberías, grifos y sanitarios en busca de pequeñas goteras que, aunque parezcan inofensivas, pueden afectar la presión general del sistema.
  • Obstrucciones: La cal y los sedimentos pueden acumularse en los filtros y boquillas, reduciendo el flujo de agua.
  • Válvulas cerradas: Asegúrate de que las válvulas de paso estén completamente abiertas, tanto las principales como las que controlan grifos y electrodomésticos.
  • Demanda excesiva: Si varios grifos o electrodomésticos están abiertos simultáneamente, la presión puede disminuir temporalmente.
  • Problemas en la red municipal: En ocasiones, la baja presión se debe a averías o trabajos de mantenimiento en la red de abastecimiento local.

Manos a la obra: Soluciones para cada caso

Una vez identificado el problema, es hora de tomar cartas en el asunto. Aquí te presentamos algunas soluciones según la causa:

Fugas: Localiza la fuga y repárala lo antes posible. Si no puedes hacerlo tú mismo, no dudes en llamar a un fontanero.

Obstrucciones: Limpia los filtros de los grifos, la ducha y el calentador de agua. También puedes descalcificar los difusores y boquillas con vinagre blanco.

Válvulas cerradas: Abre completamente las válvulas de paso que estén cerradas.

Demanda excesiva: Evita el uso simultáneo de varios grifos o electrodomésticos.

Problemas en la red municipal: Contacta con tu compañía de agua para informarte sobre la situación y conocer el tiempo estimado de reparación.

Consejos adicionales para una presión óptima

  • Instala un regulador de presión: Este dispositivo ayuda a estabilizar la presión del agua que llega a tu vivienda.
  • Revisa el estado de la bomba de agua: Si tienes una bomba de agua en tu casa, asegúrate de que funcione correctamente.
  • Purga el aire de las tuberías: A veces, el aire atrapado en las tuberías puede reducir la presión. Para purgarlo, abre un grifo durante unos minutos hasta que salga el aire.
  • Mantén las tuberías en buen estado: Revisa periódicamente las tuberías en busca de signos de desgaste o corrosión.

Si la baja presión de agua persiste o no te sientes seguro para realizar las reparaciones por tu cuenta, consulta con un fontanero profesional.

¡Disfruta de un flujo de agua abundante y refrescante en tu hogar!